Especialista advierte millones de personas mueren cada año por obesidad asociada al sueño

PANAMA. – Aproximadamente 3 millones 400 mil personas mueren cada año en el mundo a causa de la obesidad, muchos de estos casos asociadas a la apnea del sueño, las cuales regularmente desconocen o son diagnosticados con la enfermedad muy avanzada.

La afirmación la hizo el doctor Plutarco Arias, presidente del Instituto Neumológico de la Apnea del Sueño (INAPS), durante una disertación en un Congreso Internacional que se desarrolló en Panamá, organizado por Asociación Latinoamericana de Enfermedades de Tórax (ALAT).

Arias llamó la atención de los médicos presentes en la actividad científica, tras advertir sobre la necesidad de ponerle mayor importancia a la apnea y su relación con la obesidad como factor predisponente.

En su exposición el galeno estableció que esta patología está muy asociada con enfermedades cardiovasculares, a  enfermedades cerebro-vasculares (derrame) y la diabetes.

Explicó que el impacto en la República Dominicana se asemeja a las estadísticas mundiales, siendo una de las causas del aumento en la prevalencia de la obesidad, convirtiéndose en una epidemia en el país como en todo el mundo.

El especialista desarrollo el tema Trastornos Respiratorios del Sueño en El Caribe y su experiencia en República Dominicana.

El ex presidente de La Sociedad Neumología de la Zona Norte manifestó que los ronquidos son el síntoma número uno de la apnea del sueño alcanzando el 96 % y que es común en personas con obesidad, hipertensión arterial y con frecuencia paralizan la respiración de quienes los padecen.

De igual modo, el galeno Arias dijo que quienes tienen apnea son de menor rendimiento laboral, de apatía sexual, de bajos niveles de conocimientos y enfrentan otros males que pueden causar su muerte como hipertensión arterial no controlada, arritmias, diabetes y enfermedades coronarias y cerebro vasculares. La relación en su experiencia personal alcanza entre el 6 por ciento en las mujeres y 10-12 % de los hombres.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *