Padres de un periodista asesinado regresan a Nicaragua a exigir justicia

Managua, (EFE).- Los padres de Ángel Gahona, el periodista nicaragüense asesinado en el marco de la grave crisis sociopolítica que atraviesa Nicaragua desde abril de 2018, regresaron este viernes tras casi 18 meses de exilio para exigir justicia por la muerte de su hijo.

Ángel Gahona Ramos y Amanda López, padres del comunicador y que se habían exiliados en Costa Rica, expresaron en rueda de prensa que la decisión de retornar era personal, a pesar que, a juicio de ambos, aún no hay condiciones de seguridad en Nicaragua.

“Queremos regresar para exigir justicia, para seguir nuestro trabajo pastoral en Bluefields”, cabecera municipal de la Región Autónoma de la Costa Caribe Sur (RACCS), “y en toda Nicaragua”, dijo el padre del periodista asesinado.

“Queremos justicia, no queremos venganza. Que el nicaragüense sepa que la justicia está de su lado, que sepa que se puede mover y vivir en dignidad”, agregó.

Dijo que espera que sus “canas no lleguen al sepulcro sin saber la verdad” sobre el asesinato de su hijo.

Por su lado, la madre indicó que su retorno era una decisión personal” y la tomaba en “el momento que Dios nos ha indicado de finalizar nuestros días afuera (Costa Rica)”.

Explicó que se marcharon al exilio no por haber causado algún problema en Nicaragua, “sino para pasar nuestro duelo, nuestro luto, en paz y tranquilidad”, y que ahora regresan con la esperanza “de que tendremos justicia y la paz en nuestro país”.

La activista del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Marling Sierra, dijo en la misma rueda de prensa que la pareja retornó al país a pesar de que no existe seguridad jurídica y que los riesgos permanecen y son latentes.

“Pero la lucha por la justicia para que el caso de Ángel Gahona no quede en la impunidad, ha motivado a sus padres a regresar y continuar con esa lucha”, añadió.

El Cenidh junto a la Asociación Madres de Abril (AMA) están haciendo las gestiones necesarias para que continúen la búsqueda de justicia de ese caso a través del Sistema Interamericano, según dijo.

El periodista Ángel Gahona fue asesinado el 21 de abril de 2018, tres días después que estallaran las protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega por una impopular reforma a la seguridad social.

El periodista fue asesinado de un disparo en la cabeza cuando transmitía en directo unas maniobras de la Policía nicaragüense para enfrentarse a una manifestación que era parte de las protestas contra el Ejecutivo, que provocaron una crisis que ha dejado más de 300 muertos según organismos internacionales.

La Justicia nicaragüense condenó por ese caso a los jóvenes afrodescendientes Brandon Crístofer Lovo Tayler y Glen Abraham Slate, a 23 y 12 años y medio de prisión, respectivamente, fallo que fue rechazado por la familia, que culpa a la Policía. Los jóvenes fueron amnistiados a mediados del año pasado.

La periodista Migueliuth Sandoval, viuda del reportero asesinado y que se asiló en Estados Unidos ante las amenazas que recibió de parte de policías y seguidores de Ortega, ha dicho que un policía antidisturbios de Bluefields “acabó con la vida” de su esposo, y el superior del oficial, Manuel Valle Corea, “tiene mucho que ver en este caso”.

Nicaragua sufre una grave crisis que ha dejado 328 muertos desde abril de 2018, de acuerdo con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque algunos grupos elevan a 684 las víctimas mortales, mientras que el Ejecutivo solo reconoce 200 y denuncia un intento de golpe de Estado.

Según el informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), ente tutelado por la CIDH, el mayor responsable de la violencia es el Gobierno de Ortega, a quien atribuye incluso crímenes “de lesa humanidad” en medio de la crisis.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *